WorldMetor presenta al mercado MDR, un producto patentado en hormigón para la edificación industrializada, con unos niveles de acabado sin precedentes.

Tras 37 años de experiencia en el sector de la construcción, Francisco Medrán evaluó todas las limitaciones de los sistemas actuales de construcción y desarrollo un método eficaz y fiable que supone una evolución sobresaliente en el método constructivo.

LAS CLAVES DE LA CONSTRUCCIÓN INDUSTRIALIZADA FRENTE A LA CONSTRUCCIÓN TRADICIONAL

Foto Antonio Angel TenderoPreguntamos a Antonio Tendero, arquitecto de WorldMetor:
La construcción actual está formada por diversos materiales con distintas propiedades térmicas, higrométricas, resistentes, etc., que se adosan unos a otros confiando en las propiedades de unión de los materiales de agarre, lo que provoca problemas de fisuras y grietas en esas uniones.

Actualmente se construye con una estructura base a la que se le añaden los cerramientos de fachada y tabiques interiores.

El apoyo de la fachada en la estructura elimina la estabilización por su carga, siendo más acusada si es de poco espesor, lo que conlleva a que se encuentre más expuesta a los efectos de dilataciones y contracciones por variaciones de humedad y temperatura.

El apoyo se suele reducir a un espesor inferior al de la propia fábrica para dar una imagen de continuidad, debilitando la unión, facilitando su pandeo, tanto horizontal como vertical, y posibilitando su pérdida de apoyo. Además, dada la inevitable irregularidad del frente de los forjados, en muchas ocasiones el apoyo es inexistente.

Los movimientos elásticos de la estructura de apoyo (flecha y torsión) introducen tensiones en la fábrica de cerramiento para la que, en general, no está diseñada, provocando roturas (grietas) de diversos tipos.

Aparecen también posibles puntos conflictivos entre la fachada y los pilares, sobre todo cuando estos invaden el espesor de la fábrica, llegando a debilitarla.

Las posibles flechas de los elementos horizontales en su encuentro con la fachada, provocan problemas en las deformaciones de otros elementos de la construcción, debido a su condición elástica, entre los que cabe destacar los horizontales interiores, vigas y forjados, y los pilares.

Las grietas producidas por interacción entre fachada y estructura, debido al debilitamiento de aquélla al quedar interrumpida, facilitan la filtración del agua de lluvia hasta la cara interior de la hoja exterior.

La interrupción de la fábrica de fachada en su encuentro con los elementos estructurales, obliga a una interrupción de la capa aislante, lo que posibilita la aparición de puentes térmicos. Intentar eliminar dichos puentes térmicos al completo implica costes económicos muy elevados.

A todo lo anterior cabe añadir algunos problemas de filtración del agua de lluvia, que penetra por la propia estructura porosa de los materiales y, sobre todo, por las uniones entre ladrillo y mortero.

El agrietamiento que se produce como consecuencia de los movimientos relativos entre estructura y cerramiento en las líneas de apoyo, favorece la filtración del agua de lluvia, puesto que se convierten en aperturas capilares, que facilitan la succión. Ese agrietamiento, y la filtración consiguiente, son más acusadas en las fachadas con revoco exterior. En ellas, el revoco se fisura debido al agrietamiento de la fachada, sobre todo cuando existe una clara interrupción entre hoja de cerramiento y estructura, aunque se coloque malla de refuerzo.

Con los sistemas actuales los márgenes de error y las tolerancias con las que se trabaja son muy altas.

El proceso constructivo depende en gran medida de la climatología, que puede llegar a retrasar los trabajos de forma significativa, lo que conlleva aumento de costes.

Los gastos en seguridad y salud son elevados sobre todo en trabajos en altura. La ejecución de paredes totalmente rectas es prácticamente imposible.

Las dimensiones de los materiales de revestimiento interior vienen condicionadas por las restricciones para su manipulación por los operarios.

Con la construcción tradicional, el hormigonado depende en gran medida de las condiciones ambientales, presentando unas temperaturas mínimas y máximas, por debajo o por encima de las cuales no se aconseja el hormigonado porque su curación puede ser defectuosa y por lo tanto, no se obtendrían las resistencias adecuadas. Esto conlleva a que en zonas de mucho frío haya meses en los que no se debe de autorizar el hormigonado, pues las bajas temperaturas pueden llegar a helar el agua de amasado del hormigón, lo que conlleva que al helarse y aumentar el volumen produzcan tensiones internas no controlables. Igual ocurre en zonas muy cálidas, donde el calor excesivo puede provocar el afogaramiento o falso curado del hormigón al curarse demasiado pronto las capas exteriores, cuando en el interior todavía el hormigón no ha llegado a curarse por completo.

Con el sistema MDR, el hormigonado se realiza en fábrica y quedan eliminados estos problemas, dado que la temperatura en el interior de la fábrica es constante y uniforme a lo largo de todo el año.

Los controles de calidad sobre el hormigón que se llevan a cabo en la construcción tradicional, son generalmente menos exhaustivos. Las probetas que se realizan para su posterior estudio, a veces se depositan en lugares poco adecuados, expuestas a las inclemencias del tiempo, lo que implica datos erróneos cuando se llevan y se rompen en laboratorio. Estos problemas no existen con el sistema MDR, ya que a los propios controles realizados en fábrica, se le añaden los controles efectuados por laboratorios externos, por lo tanto los controles totales son mucho más escrupulosos. A todo esto hay que añadir, que las probetas se llevan a cabo en la misma fábrica, ajenas a las inclemencias del tiempo, por lo que los datos obtenidos de su rotura en laboratorio son totalmente fiables.

En la construcción tradicional se generan multitud de residuos, sin embargo con el sistema MDR, que se realiza completamente en fábrica, los residuos se reducen considerablemente, ya que se trabaja al milímetro. Además, elementos que sobran de una obra se pueden reutilizar en otra, ya que la producción se ejecuta en fábrica. Con el sistema tradicional, la mayoría de los restos de materiales terminan en el contenedor de residuos, dado que no se pueden aprovechar para otra obra.

Todo esto lo solucionamos con el sistema MDR.”

¿CÓMO NACE EL SISTEMA MDR DE CONSTRUCCIÓN INDUSTRIALIZADA?

Años de investigación y un gran equipo de profesionales han creado un proceso de construcción industrializada que busca la misma precisión que encontramos en las cadenas de montaje de automóviles. MDR construye su casa en fábrica, de forma que no hay margen de error, pues cada paso se mide con los más estrictos controles de calidad, hasta que está acabada y lista para su transporte a destino. Sus módulos de seis caras fabricadas estructuralmente en una sola pieza, con tabiques internos, permiten su transporte e instalación en la parcela correspondiente. Cada módulo incluye todas las conexiones finales de luz, agua, telefonía y saneamiento.

El objeto de la invención es obtener módulos industrializados de hormigón armado, con sus seis estructuras que consisten en elementos individuales, logrando de esta manera una estructura monolítica 100% , lo que elimina cualquier vibración o dilatación y evita la formación de grietas y humedades en el módulo.

 

¿QUÉ HACE DE MDR UN ÉXITO?

  1. La estructura perfecta: Olvídate de humedades, olvídate de grietas y flechas. Acabados perfectos al milímetro, lo que posibilita la incorporación de mobiliario de medidas estándar de manera perfecta (ventanas y puertas). WorldMetor ofrece 20 años de garantía.
  2. Eficiencia energética y climática total: Ahorros de hasta el 80% en gastos energéticos. Ahorro de 2000€ al año solo en calefacción en casa de 200m2 en zona continental.
  3. Máxima Seguridad: Resistencia altísima a fuego, seísmos y demás elementos meteorológicos.
  4. Máxima eficiencia acústica: casas insonorizadas, habitaciones con total intimidad.
  5. Precio cerrado sin aumentados del 20 o 30% de precios, muy comunes en el sector.
  6. Plazo de entrega hasta un 80% inferior a lo normal. Una vez sale de fábrica, tan solo es necesario un día de montaje.

 

¿Por qué la estructura es perfecta?

La estructura de construcción con nuestro sistema MDR lleva la eficiencia arquitectónica y de materiales al máximo nivel, y lo más importante de todo: todos los elementos y materiales que lo componen trabajan en armonía como una unidad, de manera cohesionada, en contraste a las construcciones estándar, donde cada elemento y material suele ser tratado de manera independiente y por profesionales independientes, lo que provoca puentes térmicos, flechas, grietas y falta de ajuste. Esto trae consigo una fiabilidad y durabilidad muy por encima de lo que conocemos hoy en las construcciones hechas de manera “tradicional”. De hecho, nuestras construcciones tienen una garantía constructiva de 20 años, el doble de lo que exige la ley. Como beneficio colateral, se decanta con esta técnica un nivel de acabados con tolerancias menores al milímetro, algo que ya es normal encontrar en cualquier industria moderna como la de la automoción, la robótica, la electrónica, etc. Con ello conseguimos un nivel de acabado y de calidad percibida Premium.

 

¿Por qué nos comprometemos con una eficiencia energética y climática total?

El estudio en laboratorio de cada material, y la combinación de los mismos, junto con un examen pormenorizado del comportamiento térmico de la estructura en cada una de sus partes con aparatos electrónicos extremadamente sensibles, nos ha permitido estudiar en profundidad el comportamiento térmico de la construcción y detectar los puntos susceptibles de mejora, logrando como resultado, construcciones con elevado nivel de confort con un mínimo gasto. Todo esto supone un ahorro de muchos miles de euros al año en comparación a una construcción “tradicional”.

 

¿Por qué ofrecemos máxima Seguridad?

Por un lado, la naturaleza de los materiales, hormigón armado autocompactante, y por otro lado, su espesor (superior a 20 cm en fachadas exteriores, techo y suelo, hace que nuestras construcciones MDR logren una resistencia al fuego que supera en varias decenas de veces lo que exige el Código Técnico de la Edificación (CTE), asemejándose en la práctica a un bunker. Por otro lado, dado el comportamiento de cubo que tiene cada módulo, y de manera extensiva la construcción completa, junto con una fijación elástica al suelo, consigue que la resistencia a seísmos sea total.

 

¿Por qué certificamos máxima eficiencia acústica?

Según el CTE, en su apartado 2.1.1.a.ii, el aislamiento acústico a ruido aéreo en elementos constructivos interiores de separación entre un recinto habitable y cualquier otro recinto habitable colindante vertical u horizontalmente con él que pertenezca a una unidad de uso diferente no será menor que 50dBA, y en nuestro caso cumple y supera con los requisitos exigidos en esta normativa, consiguiendo un aislamiento horizontal entre dormitorios de vivienda en planta baja ,con vivienda de planta primera de 61-1 dBA.

 

¿Por qué garantizamos precio cerrado?

Todas las fases de la construcción industrializada están sometidas a un orden de ejecución con plazos exactos que no dependen de la climatología, o de la cualificación del personal. Los materiales que se van a necesitar también están cuantificados y calculados de manera exacta. Todo ello da como resultado un plazo de construcción exacto, y un cálculo de costes también exacto, garantizando el plazo de entrega y el precio.

 

¿Por qué el plazo de entrega es hasta un 80% inferior a lo normal?

Una vez sale de fábrica, tan solo es necesario un día de montaje. Todas las fases de la construcción industrializada están sometidos a un orden de ejecución con plazos exactos que no dependen de la climatología, o de la cualificación del personal. Ello da como resultado un plazo de construcción exacto, garantizando el plazo de entrega que será la suma de la ejecución y visado del proyecto, la construcción en fábrica de la edificación (4 semanas) y su transporte y montaje (2 días) y obras menores de remate y acabado (1 semana).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies